El Ciclo de la Violencia

El mundo al parece caótico para una víctima de violencia doméstica, abarca a menudo diferentes fases predecibles.

Cuando todo parece estar “normal,” una explosión violenta puede ser inminente. Después de la explosión, que puede ser verbal, sexual o física, la fase de luna de miel, de disculpas y promesas de cambio comienza.

El remordimiento del abusador es genuino, no desea perder a la persona que él controla. Cuando su mundo de control está de nuevo seguro, el cortejo se detiene y la vida regresa a lo normal.

Sin embargo, su pareja puede reconocer muestras de problemas que se acercan mientras que la fase de tensión comienza una vez más.

Cuando las fases son más cortas y las explosiones más frecuentes, la severidad de la violencia se intensifica generalmente alcanzando niveles mortales.



Permanezca alerta a los frecuentes episodios de intensa violencia como a señal PARA BUSCAR AYUDA!